viernes, 10 de marzo de 2017


UNAS PALABRAS DEL MAESTRO...

"Es posible que ni una persona entre un millón alcance en la vida las metas a las que ha aspirado. El éxito, incluso para aquellos a quienes sonríe la fortuna, es siempre inferior a los ambiciosos sueños que esperaba en la juventud. Proyectos y deseos se quiebran en mil resistencias, y nos damos cuenta de que nuestras fuerzas son demasiado débiles para alcanzar las metas ideales que nos habíamos fijado. El naufragio de las esperanzas, el fracaso de los proyectos, la insuficiencia ante los retos que otros nos ponen, o que nos habíamos puesto nosotros mismos, son una experiencia dolorosa, son el destino típico del hombre. 


 

En el caso del fracaso social, la consolación consiste en convencerse de que la no consecución de las ambiciosas metas perseguidas no debe atribuirse a nuestra incapacidad sino a las carencias del ordenamiento social. El frustrado espera entonces obtener del derrocamiento del orden existente el éxito que este le ha negado. Es totalmente inútil hacerle comprender que el Estado que sueña es irrealizable, y que la sociedad basada en la división del trabajo no puede sostenerse sino sobre la propiedad privada de los medios de producción.
Mediante el conocimiento de nosotros mismos debemos aprender a entender nuestro destino sin ir en busca de chivos expiatorios a los que echar todas las culpas; y debemos comprender también cuáles son las leyes básicas de la cooperación social entre los hombres".


 LUDWIG VON MISES (Liberalismo, 1927)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada